Abuso de poder en el trabajo, ejemplos

El abuso de poder o de autoridad en el trabajo puede llegar a consistir en una manipulación despótica y deshumanizada dilatada en el tiempo hacia una persona. En esa situación tú sales más herido/a que el abusador/a, incluso puede llegar a cumplirse su profecía. Nada le detendrá hasta que voluntaria o involuntariamente abandones el trabajo ¿Quién tira la toalla?

El abuso de poder, a veces, te lleva a no denunciar lo que ocurre porque al final sabes que vas a ser cuestionado/a. Ya se encarga el acosador/a de que todo parezca subjetivo ¿Quién se equivoca?

Por desgracia hay momentos en los que si el abusador/a es un gran estratega, nada le detendrá para hacer creer al mundo que tú eres la/el que tiene el problema y que no están siendo mal tratado/a. Ya se encargará él/ella de que los demás aprendan y traicionen a sus amigos o compañeros de trabajo. Para ellos se llama pura ‘supervivencia’ o ‘miedo’. ¿Dónde están los límites?

El mobbing o abuso de poder hace años que medicamente se analiza porque genera síndrome de agotamiento, ansiedad, inseguridad, aislamiento, incremento de enfermedades o problemas mentales que requieren tratamiento farmacológico, entre otros daños ….

¿Eres consciente de lo que cuentan por detrás? La manipulación está a la orden del día.

La persecución no tiene tregua.
La relación de sometimiento está servida en bandeja de plata.

No duermes, sabes lo que te espera al día siguiente, no sabes cómo defenderte de ese juego. Tu mirada está centrada en que tienes que comer y necesitas tu trabajo. Llevas años viendo como acaba la situación porque no es la primera vez que ocurre. A todo esto súmale que tu jefe contrata personas que miran para otro lado, por sus propias circunstancias (necesitan trabajo, tienen familia que mantener, son becarios y sueñan con un futuro profesional). Hoy ellos son los buenos y juega sutilmente con sus necesidades.

Vives cada día el miedo, lloras con impotencia ante el poder del jefe: mando, manipulaciones, tramas, injusticias, silencios, distorsiones de la realidad o tácticas de humillación (te asignan funciones para las cuales no tienes preparación, otras claramente innecesarias o bien no se te da ninguna actividad, hacen saber a tus compañeros lo que les espera si se posicionan a tu favor).

Sufrimos abuso laboral hasta que decimos BASTA. Adiós bullying, mobbing, ley del hielo (tus compañeros no te hablan) o cualquier ejemplo de abuso de poder o acoso laboral.

¿Quién gana?

Ármate de valor, pide ayuda, denuncia, una vez que él/ella logre su objetivo todo acabará.

Si te ha gustado este artículo déjame tu opinión abajo, y no olvides apuntarte a mi ‘blog Auténtico’ recibirás todas las novedades directamente en tu correo.

Perfil_MAT

Matilde Pastor – ¿Cómo te puedo ayudar?

A veces es importante dejar que la vida te sorprenda. Descubrir quién eres realmente. Lograr coherencia personal y profesional. Y, apostar por todo aquello que te ilusiona y gusta. Ahí se esconde nuestro gran “talento”.

 

 

 

Volver al inicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con * son obligatorios

¡Suscríbete al blog auténtico!

¡Suscríbete al blog auténtico!

×
Escríbeme al Chat Auténtico

Pin It on Pinterest

Shares
¡Comparte y gana buen karma!