¿Eres lo que los demás esperan de ti o tú misma, Auténtica?

Los pioneros de la investigación de la autenticidad Michael Kernis y Brian Goldman comenzaron a estudiar las diferencias individuales de las personalidades y definieron la autenticidad como “el funcionamiento sin trabas del uno mismo verdadero todos los días.” En definitiva, dejar de fingir alguien que no eres y ser tú misma sin peajes, ni auto-limitaciones.

Desde el Coaching con herramientas de Inteligencia Emocional y PNL (programación neurolingüística) podemos trabajar los patrones que hacen que seas algo distinto a lo que eres.

Si quieres vivir desde tu autenticidad y permitirte ser feliz, pregúntate si crees vivir de acuerdo con tu yo auténtico. ¿Si crees que hay una forma correcta para comportarse en cada situación o que tu forma de ser es inadecuada o insuficiente? ¡Llámame, sí!

La autenticidad guarda una estrecha relación con:

  • Tu Autoestima. Las personas con buena autoestima no se ofenden porque no sienten confrontación con su entorno. No se preocupan por las consecuencias de lo que dicen porque es su franca realidad y hablan desde su experiencia. No tienen comportamientos sumisos ni creen decepcionar.
  • Tu Bienestar. La felicidad es algo subjetivo. Aprende a decir no, conócete y disfruta de tus sueños. Aquello que soñabas que algún día podría pasarte y te hacía vivir desde el entusiasmo.
  • Permitirte ser vulnerable. Crear muros para ocultar tus debilidades o imperfecciones no favorece la flexibilidad para los momentos difíciles. Admitir que te equivocas, recibir críticas, no necesitar ser mejor que los demás permite aprender sobre las cosas que de ti mismo no te gustan o simplemente aceptar sin que afecte tu manera de pensar sobre ti.
  • Compartir tus pensamientos, Decir no. Expresar abiertamente tus experiencias, reflexiones o forma de ver o entender la vida y, no recelar sobre lo que uno sabe te permite ser confiado en lo que eres. Emocionalmente e intelectualmente estable.
y con…. 
  • Dar y recibir. Expresar y recibir gratitud o elogios a veces es una de nuestras asignaturas pendientes. Si has vivido una educación basada en el perfeccionismo y en la exigencia, difícilmente aceptaras dar y recibir. Nada está nunca suficientemente bien parece merecer una felicitación. Te has planteado ¿cuántas veces eres agradecido? O ¿qué haces cuando alguien te dice que el azul te sienta bien? Lo agradeces sin más, o justificas que tampoco es para tanto (no te permites recibir).  Un punto importante es entender que el dar y recibir no tiene que ser en la misma acción. Unas veces das y, en otras circunstancias recibes. La ley del “buen karma”.
  • Escuchar. Las personas auténticas están realmente interesados en lo que tienes que decir. No buscan ser el protagonista de la vida.
  • Fluir. Saber quién eres y lo que te importa hace que te guíes por el impulso interno en lugar del entorno o el que dirán. Vives desde tus valores. Permites que las cosas ocurran ¿sabes cuáles son tus valores?
  • Ser proactivo. Si has buscado en tu interior y entiendes las respuestas, sabes cual es tu propósito en la vida y actúas para lograrlo.
  • Ser flexible. La autenticidad requiere perseverancia, no rigidez.

Actúa de acuerdo con tus valores y tus metas, proyectos o sueños y no como un intermediario de las expectativas de otros. No esperes un milagro, aprende a pedir ayuda. Sé tú misma.

Perfil_MAT

Matilde Pastor – ¿Cómo te puedo ayudar?

A veces es importante dejar que la vida te sorprenda… Querer disfrutar del camino… Y, apostar por todo aquello que te ilusiona y gusta. Ahí se esconde nuestro gran “talento”.

Mi objetivo es ayudar a otras mujeres a su desarrollo personal y profesional, que se sientan y sean felices sin peajes. ¡Despertar y liberar todo su potencial!

Volver al inicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con * son obligatorios

¡Suscríbete al blog auténtico!

¡Suscríbete al blog auténtico!

×
Escríbeme al Chat Auténtico

Pin It on Pinterest

Shares
¡Comparte y gana buen karma!